“Sólo se pierde lo que se guarda, sólo se gana lo que se da”(A. Machado)
"La enseñanza que deja huella no es la que se hace de cabeza a cabeza, sino de corazón a corazón"(Hendriks, Howard G.)

AMIGOS LECTORES

Leyendo juntos: Lectura amiga
PROYECTO DE ANIMACIÓN A LA LECTURA
C.E.I.P.”Los Guindos”.                                                Curso 2011/12



1.- INTRODUCCIÓN
            Con esta actividad pretendemos principalmente  el fomento de la lectura y la mejora de sus diversos contenidos, pero además contribuirá a desarrollar las relaciones interpersonales de los alumnos del centro y el acercamiento entre niños de edades diferentes.
            Consiste en que alumnos/as de cursos superiores  se constituyan en “amigos lectores “de los de cursos inferiores, para compartir momentos de lectura. Así los mayores tendrán la función de leer cuentos, de forma elaborada, a sus “amigos “más pequeños.


2.- OBJETIVOS
a) En relación a los lectores:

  •  Desarrollar la capacidad lectora.
  • -         Favorecer la práctica de la lectura expresiva con la adecuada vocalización, entonación, ritmo, registros fonéticos, inflexiones de la voz, etc.
  • -         Diferenciar los elementos estructurales de un cuento.
  • -         Apreciar los componentes físicos de un libro.
  • -         Incentivar la motivación por la lectura, adaptándose al nivel del oyente.
  • -         Conocer la organización de la biblioteca del centro y usarla correctamente.
  • -         Responsabilizarse conjuntamente del cuidado de los libros prestados.
  • -         Potenciar las relaciones interpersonales, reconociendo a los alumnos pequeños como sus iguales en el colegio.


b) En relación a los oyentes:

  • -         Desarrollar la capacidad de escucha activa.
  • -         Mejorar la atención y la comprensión de textos orales.
  • -         Potenciar la observación y la discriminación de signos gráficos.
  • -         Percibir las diferencias entre diversos libros, manifestando sus gustos.
  • -         Sentir interés por la narración, identificando personajes y situaciones.
  • -         Familiarizarse con el uso de la biblioteca.
  • -         Incentivar el respeto hacia los libros.
  • -         Saber adaptarse a personas de diferente edad.


3.- RECURSOS
a) Materiales:
ü Los libros- En la biblioteca del centro se cuenta con un buen número de libros correspondientes a la etapa de infantil y primer ciclo de primaria, por lo que no habrá dificultad para que puedan elegir. Si acaso se considera conveniente, también se pueden utilizar los que forman parte de las bibliotecas de aula. Naturalmente, también se podrá hacer uso de libros de información: de animales, el cuerpo humano, etc., propios de este nivel.
ü Tarjeta amiga- Tendrán una tarjeta cada alumno, tanto mayores como pequeños, en la que conste por una cara sus nombres y fotos y por la otra los títulos de los libros leídos.
b) Espacios:
-         Para la realización de la actividad se podrán utilizar diversos espacios: La primera sesión en la que se conocen y se emparejan es conveniente hacerla en el aula de los pequeños de esta manera los niños estarán más seguros en su ambiente y se facilitará la interacción. La segunda sesión se comenzará en el aula y después se irá a la biblioteca para la elección de cuentos.
-         Los encuentros de lectura se desarrollarán siempre que sea posible  fuera del aula. Se pueden utilizar cualquiera de los patios de recreo o donde los tutores acuerden. Naturalmente hay que delimitar un espacio determinado por el que se distribuyan libremente las parejas (o tríos) y estén bajo la supervisión de los tutores.

4.- TEMPORALIZACIÓN
            Ésta es una actividad planteada para todo el curso escolar. Las sesiones preparatorias tendrán un distanciamiento semanal entre ellas. No conviene que pase mucho tiempo del primer contacto puesto que, como todavía se conocen poco, podrían olvidarse y estar como al principio. Además la expectación que se suscita no se vería correspondida y la espera de la lectura del cuento se alargaría demasiado.
            Los encuentros de lectura se harán con una periodicidad semanal. La duración de las sesiones debe oscilar entre los quince a treinta minutos. Es preferible que se queden justos de tiempo a que les sobre y se pongan a jugar o charlar. Conviene que su interacción sea siempre sobre el libro, ya que si se les deja distraerse, se corre el riesgo de que en encuentros posteriores se vaya relegando la lectura por el juego.
5.- DESARROLLO
a) Sesiones preparatorias:
1ª Sesión: Contacto previo de los tutores:
-         Acordar día, hora, lugar, tiempo de la sesión, etc.
-         Los tutores comentan sobre sus alumnos respectivos y se ponen de acuerdo para dirigir los emparejamientos de niños con características especiales.
-         Informar de las características y formas de actuar de los alumnos del nivel correspondiente.
-         Repartir la función que va a realizar cada uno de los tutores.
-         Formar las parejas o tríos.
2ª Sesión: Los alumnos se conocen:
-         Presentación por parte de los tutores de sus respectivos grupos.
-         Animarles a que se relacionen y hacer las intervenciones necesarias.
-         Los niños hablan entre ellos y se van formando los emparejamientos-
3ª Sesión: Elección de cuentos:
-         En la primera sesión traerán un cuento de su casa que conozcan bien, una vez terminada esta 1ª lectura ya sí pasan a la biblioteca a elegir el cuento para la siguiente sesión.


-         Van pasando a la biblioteca por grupos, para que no se forme mucho jaleo. En las primeras sesiones, los libros estarán expuestos sobre las mesas (donde se habrán colocado previamente por alguno de los tutores o alumnos a los que se les haya hecho el encargo) y serán sólo los mayores los que elijan el cuento.
-         En sesiones posteriores se puede plantear de otra manera: las parejas de amigos buscan el cuento en las propias estanterías de la biblioteca, hojeándolos e intercambiando pareceres.
b) Encuentros de lectura:
            Las parejas o tríos se distribuyen libremente por el espacio delimitado. Es conveniente que haya separación suficiente entre ellos para evitar las distracciones.
Se hace la lectura siguiendo las pautas que se hayan trabajado previamente en clase.
            Una vez terminada la lectura completa, se hace otra lectura de reconocimiento con la intervención del pequeño. Puede ser a través de las imágenes o del texto, ayudándoles con preguntas.
            Los tutores, cada uno cubriendo una zona, deben estar atentos para proporcionarles ayuda o corregirles si hiciera falta. Nunca influyendo en la lectura.
            Se observan las dificultades o logros para poderlos comentar luego en clase.
            Se hace una puesta en común, donde de forma voluntaria dos o tres parejas contarán a todos un resumen de su lectura.
            Pueden quedar en hacer algún dibujo sobre el cuento e intercambiárselo en algún momento.
            Así sucesivamente se llevarán a cabo las sesiones posteriores.       Con el tiempo y el rodaje seguramente surgirán buenas propuestas, como que los mayores escriban sus propios cuentos y los ilustren los pequeños. A los propios niños se les ocurrirán otras muchas iniciativas.
6.- EVALUACIÓN
            Se llevará a cabo por medio de cuestionarios a las tres partes interesadas: alumnos, profesores y padres.
            También se tendrán en cuenta las anotaciones que  los tutores hayan ido tomando después de la observación directa del desarrollo semanal de la actividad.


7.-ANEXO
a) ORIENTACIONES PARA LOS LECTORES:
·        LA  LECTURA EXPRESIVA:
      En primer lugar se tiene que hacer una lectura completa si se trata de un cuento. Si es un libro de información se irá leyendo por apartados o bloques temáticos, pero siempre manteniendo una continuidad. En cuanto al vocabulario, es probable que haya que hacer alguna adaptación evitando palabras que no entiendan.
      El relato debe ser leído: con sencillez, es decir sin desfigurar la voz ni hablar de forma amanerada; con lógica, o sea que la acción debe ser ininterrumpida y de modo progresivo, sin que se produzcan comentarios; con expresión dramática, tratando de identificarse con la situación o los personajes, diciendo alguna onomatopeya, pero nunca de una manera forzada; con tranquilidad, con el ritmo apropiado y sin sentirse apremiado; con seguridad, no demostrar temor o vacilación ante posibles fallos y , por último, entusiasmo, con placer personal.

      No hay que dejar de recordar los elementos orales de la comunicación: altura de la voz, articulación, entonación, ritmo, gestualidad, señales visuales y señales emotivas.
o   Altura de la voz: gritar no es nunca necesario, si forzamos la voz se oprime la garganta y se produce un tono desagradable. Conviene tomar el tono normal de una conversación, procurando que tenga el volumen preciso.
o   Articulación: es fundamental la nitidez y claridad de la pronunciación, articulando bien las palabras, con una ligera pausa entre ellas y fraseando bien.
o   Entonación: la voz debe ser agradable de escuchar, susceptible de modulaciones que le permitan expresar la variación de los sentimientos. Hay que evitar tanto el tono tímido, ahogado y monótono como el exagerado y afectado.
o   Ritmo: se debe hablar de una forma tranquila y reposada pero dejándose llevar por la fuerza del relato para narrarlo con vivacidad y alegría.
b) ORIENTACIONES PARA LOS PEQUEÑOS:
·        LA ESCUCHA ACTIVA:
            El papel del oyente parece más pasivo, sin embargo la importancia de escuchar significa asumir una posición de atención, de elección y de actividad mental.
            No hay que olvidar que existen una serie de barreras de la comunicación con las que hay que contar para darles la solución adecuada. Una barrera física sería una mala colocación de los alumnos que imposibilite una buena recepción del mensaje del narrador; otra barrera psicológica sería la distracción por ocupaciones en otros asuntos o elementos del entorno; también pueden existir barreras semánticas, es decir falta de comprensión de ciertas palabras o expresiones complicadas. Es necesario, por tanto, contar con las condiciones apropiadas para que se pueda poner en práctica una buena escucha.
            La escucha activa forma parte de un adecuado proceso de comunicación y desde luego podemos percibir cuando no se produce, especialmente cuando somos nosotros los no escuchados. Si de verdad se realiza una correcta escucha activa se produce una mejora de las actitudes del emisor hacia el receptor y se creará una corriente de empatía entre ambos.
            Este tipo de escucha se consigue mediante una serie de conductas positivas y las correspondientes al contexto comunicativo:
o   Ver y oír al interlocutor manteniendo una postura cómoda.
o   Evitar hacer juicios sobre la persona o prestar más atención a la forma de hablar del relator que al contenido.
o   Mantener la mente abierta, sin perder el hilo del mensaje.
o   Abrir la imaginación a la fantasía y aceptarla sin cuestionamientos.
o   Prestar atención a los sentimientos que el narrador trata de expresar y dejarse llevar por las sensaciones que se despierten.